Aldaria

El portal a otros mundos

30 setiembre 2016

El cuerpo de Khelendros cayó sobre el piso del salón del trono que ahora tenía su techo en ruinas.

Los héroes vieron como del cuerpo del dragón salía el Orbe de los Dragones del que habían escuchado en leyendas. Considerado como uno de los artefactos de mayor poder en la historia de Aldaria, nadie conoce completamente el poder contenido en estos orbes.

Jeremías lo toma para guardarlo, pero al tocarlo, puede ver una visión de una caverna, con un dragon rojo enorme. La caverna está llena de los seres draconianos que habían visto en el castillo, y una colección de huevos de dragones metálicos que estaban siendo movidos a calderos en los que eran hechizados de alguna manera.

Los héroes siguieron hasta la torre en el que habían visto el portal en el que se encontraba encerrada Shelindira, diosa de la Magia.

Subieron rápidamente la puerta, y primero tuvieron que convencer a la puerta mágica de las intensiones de liberar a Shelindria. Después de negociar con la puerta, lograron entrar al aposento.

En el centro, estaba el pedestal en el que se ubicaba el libro de Magia de Shelindria. Ninguno de los presentes pudo leerlo, así que se concentraron en el portal.

El portal muestra 4 cabezas de dragones, una roja, una verde (semejante a los dragones de Minkai), una púrpura y otra azul. Cada una tiene un agujero en el que calza el orbe. LOs héroes colocaron el orbe en cada uno de los agujeros y cada vez se abrió en un plano diferente. Al ponerlo sobre en el azul, daba al abismo, al ponerlo sobre el púrpura abría una puerta al purgatorio, en el rojo a los infiernos y en el verde al Valhalla. Sin embargo, ninguno parecía llevar directamente a la prisión de Shelindria.

La puerta les confirma que el hombre de capucha negra (Khelendros) venía a este lugar y abría el portal. Los héroes deciden intentar invocar el poder del orbe.

Primero lo intenta usar Dresden, quien es incapaz de controlar el poder del orbe, y sus manos se tornan de color blanco marmol, y su textura es como la de la piedra. Dresden cae al piso inconsciente. El orbe rueda por el piso y Ioraki lo toma, pero tampoco es capaz de controlarlo, sus manos se tornan de color azul y también cae inconsciente.

La siguiente en intentarlo es Siriana, quien hace una plegaria a Rorax antes de tomar el orbe. El orbe reacciona positivamente, ella logra ver los ojos de un dragón. El orbe le explica que cuando quiera invocar su poder siempre tiene que invocarlo y para eso debe ganarse su respeto, y que a la mínima, tratará de dominar a quien lo use.

Siriana descubre que la entrada está en poner el Orbe en el pedestal en el que se encuentra el libro, lo que implica que alguien debe de permanecer al lado del orbe para asegurarse que les abra la puerta al regresar.

Pero también descubrió que cuando Dresden y Ioraki no pudieron controlarlo, el orbe se encargó de informar de la muerte de Khelendros a Nveryll, llamada “dadora de vida”.

Los héroes se volvieron y se prepararon a entrar por la puerta, y en ese momento ingresaron Elena y sus soldados al cuarto.

Los héroes le explicaron rápidamente lo que habían aprendido hasta ese momento, y Elena les dijo que estarían locos si trataran de entrar al portal sin antes descansar, curarse y preparar los hechizos.

Los héroes aceptaron y decidieron descansar ese día.

Al bajar al cuarto del trono, quitaron algunas de las escamas del dragon para usarlas posteriormente. Al salir del cuarto, se toparon con Nina quien explicó que no tenía forma de pagarles, pero que se encargaría que un buen botín les fuera dado. Pero también les dio las malas noticias, que un grupo de fuerzas de Carnaval se había empezado a movilizarse hacía Silicoid.

Los héroes concluyeron que había sido alterado el tiempo, ya que el ataque a Silicoid debía ser en el futuro. Sin embargo, si podían traer de vuelta a Shelindria, la ventaja sería de ellos y por lo tanto podría ser que la historia de Silicoid fuera diferente.

Después de conversar con Tyrin, quien se ofreció a vigilar el Orbe, el grupo descansó esa noche, y a la mañana siguiente se dirigieron al portal.

Comments

Sixaola Sixaola

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.