Aldaria

Viaje al Abismo

Sesiones 14 y 28 de octubre

Los héroes entran al portal y se encuentra inmediatamente con una critaura mecánica.

La criatura explica que este era un lugar de reposo de Carnaval. Que en algún momento había sido un un templo a los placeres y que no pertenecía a este plano, pero que fue movido aquí hacía muchas eras.

La criatura explica que aunque el templo era de un tamaño descomunal, el templo había sufrido daños y no todos sus cuartos eran accesibles.

Explicó que Shelindria probablemente estaría en el corazón del templo.

Y por último, la criatura explicó que su labor era hacerle saber a las criaturas del templo que había llegado ellos. Que el templo tenía cierta vida, y que había olvidado lo que era.

Los héroes avanzaron por un corredor hasta llegar a una puerta.

Al abrir la puerta, encontraron la entrada a un enorme salón. Al entrar al salón, encontraron guerreros de todos los lugares. Habían caballeros, piratas, marinos, samurais, magos y una larga lista.

A la cabeza había un hombre muy alto y fornido.

Una sirviente, parecida a una elfa pero de piel azulada que loe llevó a sus lugares en la mesa. La mesa se extendía para abrir espacio a quienes se iban a sentar.

Los soldados les dijeron que ellos serían sus fuerzas para la guerra, pero que aún no los habían conocido ya que eso pasaría en el futuro. Que comieran con ellos y que ellos les podían explicar como reclutarlos.

Aunque los héroes se sentaron a la mesa, no confiaban en la comida. Sin embargo, Tamas empezó a concentrarse y notó que en lo que parecía que eran 5 minutos en realidad habían pasado más de 2 horas. Tamas interrumpió la conversación y dijo que iba a cantar una canción sobre los héroes. Aprovechó la oportunidad para usar sus cantos y romper el encanto sobre los demás y pudo hacerles entender que era mejor que se fueran.

Los héroes empezaron a levantarse de la mesa y a excusarse para proseguir con su búsqueda. Sin embargo, los soldados empezaron a cuestionar su deseo de compartir con ellos una cena y empezaron a levantarse de la cena y a retirarse, con lo que la mesa se empezo a reducir en tamaño.

Marca_en_los_jugadores.png

Los héroes, sin embargo, no se dejaron convencer por el llamado de los soldados y de su lider de quedarse y se fueron del salón. Al pasar por la puerta, se dieron cuenta que tenían una marca en algún lugar del cuerpo. No pudieron descubrir de que se trataba esa marca que parecía un tatuaje.

Los héroes fueron a dar a un jardín y un camino a una nueva puerta.

Al abrir la puerta, los héroes encontraron unas gradas que bajaban por un oscuro corredor. Se negaban a cerrar la puerta, porque no parecía tener como abrirse desde dentro.

Al adentrarse en el corredor, empezaban a escuchar ronquidos. Pudieron encontrar a una persona durmiendo, a quien lograron despertar. Al levantarse la persona, les explicó que él y otros venían huyendo, que tenían que ayudarlo. En ese momento, antorchas se empezaron a encender en las paredes del corredor. Los héroes llevaron al hombre fuera de la habitación.

Iorak se ofreció de voluntario para bajar para ver que había.

En el trayecto encontró muchas personas durmiendo en el corredor y el dragonborn se movía silenciosamente para no despertar a nadie.

Al llegar al final del corredor, logró ver que el corredor tenía una varanda y se extendía hacia la izquiera y a la derecha.

Mientras Iorak bajaba, los demás decidían que hacer, e intentaron poner a dormir a Tolkin, quien cayó rendido a los pies del grupo. Se preguntaban si lo pasaban dormido o si hacían algo con él cuando Iorak observó movimiento del abismo que se abría ante él.

En ese momento, un enorme ojo, mucho más grande del tamaño de Iorak se abrió delante de el, rodeado de tentáculos..

Los demás escucharon esto y empezaron a ver como las personas se despertaban y empezaban a subir las gradas en su dirección.

Escucharon el rugido de la critura, que Iorak ya pudo comprobar que era de un tamaño descomunal.

Los héroes corrieron para llegar a donde estaba Iorak, y en eso uno de los tentáculos golpeó al dragonborn.

Comments

Sixaola Sixaola

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.